Visita la Casa del Vino de Tenerife

Visitar la Casa del Vino es descubrir el mundo rural de Tenerife

Venir a la Casa del Vino de Tenerife es adentrarse en el rico espíritu rural de la isla, en su valor natural y en la forma de vida y cultura que definen su esencia.

Para sacarle todo el jugo a la experiencia, una visita autoguiada a esta hacienda del siglo XVII es la compañía perfecta: la información precisa para vivir la Casa del Vino conociendo un poco mejor la historia de los vinos de Tenerife y su relevancia en nuestra tierra.

Y no solo eso.

Pasee a su aire por nuestro jardín de viñas y por el de plantas autóctonas mientras aprende de las múltiples variedades y exuberantes especies que crecen en las islas. Y por supuesto, podrá conocer de primera mano ejemplares del ancestral Drago.

¿Y qué hay del resto de la Casa del Vino de Tenerife?

Hágase con la visita autoguiada para no perderse nada: el Museo del Vino, el Centro de Visitantes de la Miel de Tenerife, el Centro de Interpretación de agrodiversidad, la Capilla de San Simón… y nuestro restaurante con vistas al Teide y la espectacular vinoteca.

En definitiva, un recorrido por las entrañas del medio más rural de Tenerife.