La Casa

La Casa del Vino de Tenerife es una digna representante de las haciendas históricas rústicas que, ubicadas en las Medianías del Norte de Tenerife, se han conservado en el tiempo, y que cada dos km., aproximadamente, fueron construidas por sus propietarios como primera o segunda residencia de verano, con el objeto de centralizar la actividad agraria que abarcaba su territorio de mar a cumbre, con todo tipo de productos representativos de cada zona -costa, medianía y zona alta-, así conocemos la casona de San José, en la linde del término municipal de La Matanza, y la de San Diego en ese municipio.

El estilo de la Casa responde a las características propias de la edificación canaria de la época; recoge por tanto, aspectos constructivos y de detalle de maestros artesanos de origen portugués, castellano y extremeño. Destaca sobremanera el techo de la Ermita por su belleza y colorido y que se mantiene sin restauración.

La finca La Baranda, incluyendo la casona, fue adquirida por el Ayuntamiento de El Sauzal en 1989 y cedida gratuitamente al Cabildo Insular de Tenerife en 1992, con el objeto de que se instalase la Casa del Vino de Tenerife.