Tradiciones

Día 30 de noviembre; Festividad de San Andrés. La noche anterior se abren las bodegas y la Isla se mueve en una gran fiesta. San Andrés era hermano de San Pedro, apóstol y pescador, pero no se le conoce ningún vínculo con el vino o la vid. Tal vez se trata de que la fiesta coincide con la puesta a punto de un milagro que se produce en el interior de las bodegas y que nada tiene que ver con las sagradas escrituras.

Es la noche grande del vino, es la noche mágica. Siempre ha sido así. En la noche de San Andrés se abren las bodegas, se corren los carros, según tradición popular, y se prueba el vino nuevo. Atrás queda el esfuerzo de cada día, el sudor del trabajo y el arte de cada cual. Sardinas asadas, castañas tostadas, carne fiesta y pan de matalauva, son los compañeros inseparables de esta gran noche.

En la víspera de San Andrés se corren las tablas en Icod de los Vinos y La Guancha, una tradición, que al parecer de algunos cronistas, se remonta a la utilización de las antiguas “corsas” o tablas que transportaban las pipas de vino en el siglo XVI. Los jóvenes se deslizan sobre tablas de tea, individuales o colectivas, previamente engrasadas con sebo, por las calles más empinadas de la ciudad. Para maniobrar, evitar los resaltes del empedrado, esquinas y paredes y controlar la velocidad y frenado, se usaban originalmente unos remos de madera que llevaba el conductor de la tabla. Actualmente, el frenado se realiza mediante el choque contra neumáticos.

Esta misma noche, se arrastran los cacharros en el Puerto de la Cruz y en otras localidades del Valle de La Orotava, tradición que recuerda el ruido de los toneles y barricas al rodar sobre las calles de piedra en su camino hacia el puerto. Latas vacías, viejos artefactos metálicos, objetos de todo tipo se arrastran también esa noche por las calles y plazas. Y son los grandes y los jóvenes, y hasta los ancianos y los niños, los que esa víspera se creen que han inventado el ruido.

Todo en honor a San Andrés y al vino nuevo que brota esa noche en las bodegas.

Texto adaptado de “Se abren las bodegas”. Alemán de Armas, G.