Ciclo de la vid

La vid es un arbusto sarmentoso y trepador que pertenece a la familia de las Vitáceas y género Vitis, siendo la especie Vitis vinifera la más importante en el cultivo ya que de la fermentación de sus frutos se obtiene el vino.

Al ser una planta leñosa tiene por lo general una vida muy larga, así es fácil encontrar vides centenarias. Otra de sus características es que ha sido capaz de adaptarse a diferentes y variados tipos de terreno en casi todo el mundo. Puede permanecer en producción muchísimos años.

Cada año se repite un ciclo biológico que puede ser influenciado, en parte, por las condiciones ambientales y por la acción del hombre.

Ciclo biológico de la vid

1. Planta de la vid. Siembra. Hablamos de la Vitis vinífera. Dentro de género Vitis, es la que tiene interés enológico. La labor esencial del viticultor es usar, en su favor, el impulso reproductivo de la vid, con el fin de obtener frutos de la máxima calidad.

2. Crecimiento. Al ser la vid una planta trepadora, hay que orientar sus sarmientos para que estos no crezcan de forma anárquica, pues al crecer libremente, dificultaría la producción de frutos. El sarmiento es el vástago o rama de la cepa de vid, de donde brotan las hojas, los zarcillos y los racimos.

3. Poda. Evita el crecimiento anárquico de la vid. La poda regula la formación de la planta, con ello, y su producción.

4. Lloro. Después de la parada invernal (parada vegetativa, sin hojas), a principios de primavera, la savia sangra por los cortes de la poda.

5. Desborre. Crecimiento de los pámpanos, el brote verde, tierno y delgado de la vid. Entre marzo y abril se produce la brotación de los pámpanos o desborre.

Ciclo reproductivo de la vid

6. Floración. Comienzo de la fase reproductiva que se solapa con la de crecimiento; tiene lugar entre los meses de mayo y junio, con una duración de unos 10 días si el tiempo es seco y soleado, donde la polinización es decisiva para la cantidad de la cosecha.

7. Envero. De las flores polinizadas se forman los granos que se desarrollan rápidamente y cambia de color (envero), las uvas pierden clorofila que le proporcionan el color verde típico de la primera etapa y progresivamente toman el color definitivo, verde-dorado en las blancas y negro azulado en las tintas.

8. Maduración. Vendimia. La planta deja de crecer y se centra en la formación del fruto y semilla. La uva en este periodo incrementa los azúcares y los aromas, disminuye los ácidos.

9. Caída de la hoja. Después de la vendimia la planta se prepara para la parada invernal. Las hojas comienzan a lignificarse. Los pocos azúcares que producen se trasladan al tronco y las raíces sirviendo de reserva. Por último, las hojas se caen.