Listán negro

Descripción Morfológica

Hoja adulta de tamaño medio, orbicular, trilobulada, base del seno peciolar en “U”, con bordes no superpuestos, senos laterales inferiores marcados y laterales superiores poco marcados. Envés con limbo y nervadura algodonosa. Racimo mediano, de forma regular y cónico. Baya de tamaño mediano, negra, esférica de jugo incoloro, piel mediana y pulpa carnosa.

Interés vitícola y perspectivas de cultivo

Es la variedad negra más extendida en Canarias, excepto en La Palma, donde es mayoritaria la Negramoll. Su cultivo se ve favorecido por su rusticidad, siendo además capaz de adaptarse a condiciones edafoclimáticas muy diversas. Presenta un buen comportamiento frente a las plagas y enfermedades, lo que unido a su buena producción explica la extensión de su cultivo. Quizás su mayor limitación sea hoy la compacidad de sus racimos; en suelos fértiles, y con excesos hídricos, los racimos presentan importantes problemas de podredumbre. Esta incidencia se ha incrementado en las últimas campañas, siendo incluso motivo para adelantar la fecha óptima de vendimia.

Son zonas representativas de su cultivo Tacoronte – Acentejo y el Valle de la Orotava, donde las plantaciones se pueden considerar prácticamente monovarietales. Se corresponde su ciclo con el índice IV de Winkler Amerine.

La variedad presenta una marcada vocación para la elaboración de vinos jóvenes. Su personalidad permite reconocer los vinos en los que interviene lo que ha originado en la población local una fuerte identificación con esta uva –aspecto de gran valor económico-cultural-. Incluso en las mejores vendimias, con maceraciones más intensas se logran vinos más longevos que necesitan crianza en barrica para polimerizar los taninos.